Una familia llena de sufrimientos. - Intelecto Hebreo

Son las:
03/11/2017
Vaya al Contenido

Menu Principal:

Una familia llena de sufrimientos.

Etapa Electónica 2
Una familia llena de sufrimientos.
 
Por: Max Bery.
 
Cien años después de que la Corte Suprema de Francia rehabilitó
al Capitán Alfred Dreyfus, una de sus bisnietas está buscando cambiar la imagen de Dreyfus la víctima, 
por Dreyfus el héroe.
 
Alfred Dreyfus vivió un terrible drama dice Ana Cecilia Lévy-Ouazana. Estuvo totalmente aislado del mundo durante 5 años, en el hoyo infernal de la Isla del Diablo. Cualquier otro se habría rendido y dejado morir. Pero él se aferró a la vida porque quiso tener a su esposa en sus brazos y decirle: «nuestro nombre no ha sido ensuciado, nuestro nombre ha sido rehabilitado» comenta la elegante señora de 40 años al Jerusalem Post.
Dreyfus fue falsamente acusado, en 1894 de entregar secretos del ejército francés a los alemanes, y condenado a la prisión de por vida, en la famosa Isla del Diablo, una colonia penitenciaria. De 1895 a 1899 se le mantuvo en un aislamiento total, inclusive en ciertos momentos estuvo amarrado a su cama durante la noche, por los guardias que tenían prohibido dirigirle la palabra. Por años Francia se dividió en dos campos opuestos: los que le consideraban culpable y los que creían en su inocencia. Fue liberado después de un segundo proceso, pero la exoneración completa llegó solamente en 1906, cuando se le reinstaló en el ejército, promovido a comandante y hecho oficial de la Legión de Honor, la más alta condecoración nacional.
Lévy-Ouazana, abogada de profesión, no conoció personalmente a su bisabuelo quien murió en 1935. Pero estaba muy cerca de su abuela Juana Lévy, nacida Dreyfus, una de sus dos hijas, quienes vivían muy cerca cuando ella creció. Etienne, un connotado investigador médico, heredó la mayor parte de los escritos, fotos y otros documentos de Alfredo Dreyfus, que los traspasó a su hija cuando murió. Muchos de estos documentos se exhibieron en el Museo de arte judío, en la exposición dedicada a Dreyfus, el año pasado en París.
«Somos una familia llena de penalidades. Primero fue la muerte, en 1946 del único hijo de Alfred Dreyfus, Pedro, en un accidente aéreo. Mi tía Madeleine Lévy, la nieta de Alfredo estaba en la Resistencia y murió en Auschwitz, después de ser capturada por los nazis. Dos primas nietas, turistas en Yugoslavia, murieron en un temblor en los años 60, dice Lévy-Ouazana. Las tragedias también incluyen la muerte de dos sobrinos del Capitán Dreyfus en combate, en la primera guerra mundial y otros dos, más tarde muertos en Auschwitz. Jean Pierre Reinach, el único nieto de Mathieu Dreyfus, el hermano de Alfredo y personaje importante en la campaña entablada para reconocer su inocencia, murió de manera especialmente trágica. Siendo agente secreto de la Francia Libre, en 1942 murió cuando el avión británico que le lanzó en un lugar secreto de la Francia ocupada, voló demasiado bajo y su paracaídas no se abrió a tiempo. La viuda de Alfredo, Lucie, sobrevivió la Guerra, escondida en una casa de retiro, manejada por monjas católicas. Murió en 1945.
Voy únicamente a la sinagoga en Yom Kipur pero estoy consagrada a la memoria del Holocausto y a criar a mis cuatro hijos -cuyas edades fluctúan entre 3 y 9 años- de la misma manera. Mi esposo un judío sefardí de Marruecos, no está muy de acuerdo, porque él tiene una visión más optimista de la vida, dice. Pero yo estoy muy traumada por el Holocausto.
Como muchas familias franco-judías la asimilación y los matrimonios mixtos han tomado su cuota. Lévy-Ouazana dice: «la mayoría, pero no todos los descendientes de Dreyfus de mi generación probablemente ya no son judíos».
Pero algunos regresaron. La nieta de Alfredo, Aliñe, casada en primeras nupcias con un diplomático francés, se volvió a casar con un judío.
Cuando el primer marido de Aline, Bernard Dufournier fue nombrado Embajador de Francia en el Líbano, en 1960, un oficial de alto rango preguntó a Charles de Gaulle, a la sazón Presidente de la República, si era una buena idea mandar a un país árabe un embajador cuya esposa era judía.
De Gaulle, cuyo padre, un profesor de liceo sufrió del ostracismo en su pueblo nativo, por ser de los primeros en alinearse con Dreyfus cuando "El Affaire", contestó fríamente: Muchas gracias. Yo sé que Madame Dufournier es la nieta de un oficial francés.
¿Qué lección pueden los judíos sacar del "Affaire Dreyfus"? Mi bisabuelo que nació y murió judío dijo que esperaba que su sufrimiento sirviera a la humanidad. Pienso que una lección es que la esperanza puede triunfar sobre el odio. Y para los religiosos la existencia de Israel es una lección por sí misma, dijo Lévy-Ouazana.
Regreso al contenido | Regreso al menu principal