Servando Teresa de Mier - Intelecto Hebreo

Son las:
03/11/2017
Vaya al Contenido

Menu Principal:

Servando Teresa de Mier

Etapa Electónica 2
Servando Teresa de Mier
 
Por: Paulina Rubio
 
Hay pocos personajes tan controvertidos y pintorescos en la historia de México como este fraile que, entre otras cosas, pronunció al final del siglo XVIII un discurso en el cuál negaba la veracidad de las apariciones de la Virgen de Guadalupe.
Por esa razón fue encarcelado, se le quitó el grado de doctor, se le prohibió la docencia y fue desterrado a España por diez años. Fue recluido en un convento en Santander pero huyó de éste aunque fue reaprendido de inmediato. Esta fue la primera de una serie de fugas que lo harían legendario. Ahí comenzó a escribir lo que sería una larga lista de artículos, folletos y libros que incluye historia, sus memorias y las razones por las cuáles la Nueva España debería ser independiente. Mucho de lo que escribió acerca de sus aventuras parece haber sido fragmentos de su imaginación basados en pequeñas bases de realidad.
Nuevamente huyó y llegó a Francia que acababa de pasar por la etapa del Terror que había seguido al levantamiento de la Revolución Francesa y en el momento en que comenzaba Napoleón su reinado. Ahí conoció al abate Grégoire quien pugnó por la emancipación de los judíos en Francia durante mucho tiempo aunque su intención final era que regresaran a la Tierra de Israel como cristianos para cumplir con la profecía del milenio. También en Francia, Servando estuvo en contacto con la comunidad judía en Bayona donde visitó la sinagoga y más adelante se jactó de haber logrado dos conversiones.
Viajó a Roma para tratar de regularizar su situación y regresó a Madrid donde de nuevo fue enclaustrado pero logró huir esta vez a Portugal. Al comenzar la guerra entre Francia y España en 1808 regresó a España para fungir como capellán de un batallón de Valencia. Fue capturado por los franceses pero volvió a huir y esta vez llegó a Londres donde conoció a Andrés Bello y José de San Martín, entre otros de los "americanos" (como se conocía en esa época a todos los provenientes del Nuevo Mundo) que promovían la independencia de sus respectivas tierras. Ahí parece haber sido reclutado por alguna logia masónica.
Más adelante convenció al guerrillero español Francisco Javier Mina de hacer una expedición para liberar a la Nueva España de la colonia. Salieron ambos juntos hacia los Estados Unidos y desde ahí Mina armó un pequeño ejército que desembarcó en Soto la Marina, Tamaulipas. En ese lugar permaneció Servando pero poco después al ser derrotados los insurgentes del sitio por el general realista, fue aprehendido por los españoles y enviado en primer lugar a la prisión de San Juan de Ulúa y después a los calabozos de la Inquisición en la Ciudad de México donde curiosamente tuvo acceso a la biblioteca y redactó buena parte de sus escritos. Fue deportado a La Habana de donde huyó nuevamente hacia los Estados Unidos. Regresó una vez consumada la independencia pero al pasar frente a San Juan de Ulúa, el último bastión de los españoles en México, otra vez fue encarcelado. Esta vez logró salir gracias a las gestiones del Primer Congreso Constituyente pues había sido electo diputado por Nuevo León.
Ya en la capital, repudió al recién instalado y efímero Emperador Iturbide y éste lo mandó encerrar en el convento de Santo Domingo de donde huyó en la última de sus fugas. A la caída del imperio, siendo diputado se declaró a favor del centralismo, del que fue de sus principales representantes. Habiendo nacido en Monterrey. Nuevo León en 1765 murió en 1827 en Palacio Nacional donde había sido acogido en sus últimos días por Guadalupe Victoria, a la sazón primer presidente del México independiente.
 
Regreso al contenido | Regreso al menu principal