Pies: Uñas enterradas - Intelecto Hebreo

Son las:
03/11/2017
Vaya al Contenido

Menu Principal:

Pies: Uñas enterradas

Etapa Electónica 2
Pies: Uñas enterradas
Medicina y vida diaria
Por: Bertha Hoffman
Las uñas enterradas son el problema más común de los pies. Se ocasiona cuando los bordes de las uñas se curvean y penetran dentro de la carne. La orilla de esa uña puede llegar a cortar la piel causando enrojecimiento, inflamación, dolor e infección.
En la mayoría de los casos, las uñas enterradas se deben a la presión de los zapatos. También pueden ser el resultado de cortar las uñas indebidamente, la malformación de los dedos, la repetición de golpes en los pies debido a actividades como el correr, el caminar o el ejercicio aeróbico, y el factor hereditario.
Para prevenir este problema recomendamos: cortarse las uñas después de bañarse cuando éstas se han suavizado; recortarse las uñas con un cortaúñas especial, pero siempre derechas, dejándolas levemente largas; no se deben redondear ni cortar las orillas; después de cortarlas, se deberán limar; y, evitar usar zapatos apretados. Siguiendo estas recomendaciones se prevendrá la necesidad de tener que seguir un tratamiento.
Para sanar las molestias de las uñas enterradas, se deben remojar los pies en una solución de agua tibia con sal o con jabón. Después, aplíquese un antiséptico o un antibiótico y cubra el área con un curita. Para ayudar a que la uña crezca derecha (sin encajarse), y para que salga la punta enterrada, después de que esté perfectamente suavizada, se introduce, poco a poco con un palito de naranjo (el utilizado para la cutícula) del lado del pico, una cuñita o "taquito" empapado de alcohol, por debajo de esa orilla encajada (entre más grande y larga, mejor) de tal manera que no se salga y quede atorada. Debe permanecer en su lugar hasta que haya crecido y salido la parte enterrada. Al ir creciendo la uña, con ella estará apareciendo la cuñita y el pico enterrado; es necesario empujarla constantemente hacia abajo, siempre mojada en alcohol, hasta haber normalizado el crecimiento de la uña.
Si lo anterior no alivia el problema, o si se tiene una infección, lo más recomendable es acudir al podólogo adecuado. Las uñas enterradas pueden corregirse con cirugía (en casos extremos) quitando parte de la uña y la zona de su crecimiento. La recurrencia se previene cuidando apropiadamente los dedos de los pies y utilizando el cuidado apropiado.
Regreso al contenido | Regreso al menu principal