Patrimonios Musicales - Intelecto Hebreo

Son las:
30/11/2019
Vaya al Contenido

Menu Principal:

Patrimonios Musicales

Etapa Electónica 2
Patrimonios Musicales
Por: Aarón Maya (Paris, Fra.)                                                                    Misma melodía sin filtros de ruido y ya aplicados.
Podemos afirmar que cada cultura o etnia posee un patrimonio que la caracteriza, entre ellos -y no menos importante-
está el de sus cantos y melodías surgidas a través de los tiempos; su naturaleza generalmente es variada,
y generalmente reflejan sentimientos de alegría, tristeza, románticos, religiosos, históricos… y de otra índole,
que tendieron a recordarse en un principio, tan solo con el uso de la memoria y la ejecución de instrumentos simples,
para dar la cadencia y ritmo que se deseaba.
 
Lamentablemente un gran número de letras y melodías se apartaron de sus originales, no obstante, los esfuerzos, añoranza y cariño que se les tenía; dada la necesidad que muchos pueblos sentían por tratar de conservar -en lo posible- sus expresiones originales, crearon diversas formas escritas, usando metodologías con variados símbolos que expresaran las notas y ritmos de los instrumentos que solían usar, con la idea de que otros músicos y cantantes pudieran interpretar. Si bien la música existió desde los albores de la humanidad (más de 50 mil años), se han encontrado pruebas de estas prácticas sobre diversos materiales que datan de 5,000 años anteriores a nuestra era, aproximadamente desde el imperio egipcio, pasando por los griegos, romanos, chinos y otras civilizaciones de la antigüedad, posteriormente en las Edades Media y el Renacimiento.

 
Siendo la música eminentemente una manifestación cultural universal, pasado el tiempo y avances de las formas de comunicación, se pensó en homologar sus registros con la creación de un método con el mismo carácter universal, en base a un sistema tonal ya evolucionado desde los últimos maestros de la música medieval. En sus comienzos, se definió una armonía musical compuesta por siete asuntos distintos: las notas, los intervalos, los géneros, los sistemas de escala, los tonos, la modulación y la composición de melodías. Sin embargo al pasar el tiempo, muchos escritos continuaban deteriorándose y otros se perdieron, por lo que aproximadamente a finales del siglo XVII a IX, en muchos países surgió la necesidad de conservar y restaurar sus patrimonios.

 
Dicho proceso fue únicamente el de copiado y posteriormente en el siglo XX, surgieron otros en que, con químicos especiales, procesos de iluminación y cámaras especiales de conservación se crearon auténticas cápsulas de tiempo. En algunos casos, como la música de compositores judíos que lamentablemente murieron o sobrevivieron al Holocausto, se combinaron con otros métodos de conservación y restauración, pues muchas melodías se escribieron en papeles inadecuados, deteriorados o escritos a mano.

 
Al día de hoy, estas técnicas son más fáciles que en el pasado, gracias a los avances de la tecnología, existiendo programas computacionales que permiten su digitalización que conservan, desde el sonido correspondiente a una interpretación particular de una determinada obra musical, en señales sonoras susceptibles de ser procesadas por programas de edición de audio, hasta la imagen de la partitura original manuscrita del propio compositor. Estas posibilidades que se ofrecen para la restauración de posibles deterioros o pérdidas causadas por diversas causas incluidas las guerras, ya no son un problema pues se han creado bancos de información suficientes en todo el planeta.                                                                    >>> continúa.

Regreso al contenido | Regreso al menu principal