La Estrella Amarilla y el Rey - Intelecto Hebreo

Son las:
02/12/2017
Vaya al Contenido

Menu Principal:

La Estrella Amarilla y el Rey

Etapa Electónica 2
La Estrella Amarilla y el Rey
Por: Jacobo Contente

Rey Cristián X
1870-1947
de Dinamarca-Islandia
Existe una creencia generalizada de que el Rey de Dinamarca Cristián X y su población, usaron como protesta pública la estrella de David, cuando supieron que los nazis -que habían invadido su país el 9 de abril de 1940- tenían entre sus planes el arrestar a su población judía de aproximadamente 8,000 personas; un suceso que se llevaría a cabo durante los servicios religiosos del año nuevo judío del 29 de agosto de 1943, con la finalidad de llevarlos a los campos de concentración para su exterminio.

Si bien es cierto que la mayoría judía de Dinamarca se salvó, con apenas 102 víctimas judías danesas (cifra registrada por Yad Vashem), constituye la más baja entre las naciones europeas ocupadas por los alemanes durante la Segunda Guerra Mundial. Este loable mérito es sin lugar a duda de todos los daneses, su movimiento de resistencia y por supuesto sus autoridades, incluyendo al rey, pero históricamente nunca se registró el hecho de usar masivamente la estrella amarilla de David como símbolo de solidaridad, protesta o de inutilizar dicha orden.
Judíos daneses llegando a Suecia.

Existen varias teorías de cómo surgió este mito. Algunos dicen que se debió a un “Comic” publicado por un diario sueco, donde se mostraba al rey danés diciendo a su primer ministro que “todos llevaremos estrellas amarillas”. Sin embargo, se dice que no fue la influencia de esa caricatura, sino que se originó en las oficinas de la Asociación Nacional Danesa-Americana, quienes contrataron a un publicista de nombre Edward L. Bernays como asesor, quien al parecer fue el inventor del mito con historias que nunca ocurrieron.
La realidad es que los hechos desmienten la leyenda, pues, aunque las autoridades danesas cooperaron con las fuerzas de ocupación, se opusieron (con la mayoría de la población) al aislamiento de cualquier grupo de la población, en especial de la comunidad judía, que estaba bien integrada.

Cuando se supo de la orden nazi en contra de esa comunidad, chocaron con todas las fuerzas de la política, además de la iglesia, institución que envió de inmediato cartas de orden de rechazo a sus sacerdotes, quienes debían de leerlas en el púlpito el domingo siguiente.
Algunos miembros de la Resistencia danesa.

El fallido intento de deportación masiva se materializó en el movimiento de resistencia antinazi de Dinamarca, quienes, en octubre de 1943, usando varias formas de escondite y medios de transporte, cumplieron con los deseos y voluntad del país, trasladando a la vecina Suecia a casi todos los miembros de la comunidad judía.

Este mito de la estrella amarilla y el rey se afirmó todavía más, pues a pocos días de saberse en Estados Unidos la salvación ocurrida en Dinamarca, el New York Daily News difundió sin pruebas -ni siquiera una fotografía- la falsa decisión del rey danés de usar la estrella.

La leyenda con el tiempo creció en popularidad, pues hasta en el libro “Éxodo” de León Uris y su siguiente adaptación cinematográfica, se da por verdad el mismo mito, que la mayoría de los conocedores e historiadores de esa época conflictiva de la humanidad, coinciden en que es falso.
Traslado de judíos a Suecia.
Refugiados judíos en una escuela en Suecia.


Inscripción en el Memorial de la Plaza de Dinamarca, en Jerusalem

El Movimiento de Resistencia Danesa, como un esfuerzo colectivo más allá de sus miembros, ha sido galardonado en Yad Vashem (Israel) como merecedor de la mención "Justo entre las Naciones".​ También se galardonó a algunos daneses que no formaban parte del movimiento oficial de resistencia y a Georg Ferdinand Duckwitz (diplomático alemán), quien reveló con antelación a Hans Hedtoft miembro del Partido Social Demócrata, los planes nazis de concentración y traslado de la comunidad judía danesa.
Regreso al contenido | Regreso al menu principal