La Carta de Moussali (julio 2017) - Intelecto Hebreo

Son las:
03/11/2017
Vaya al Contenido

Menu Principal:

La Carta de Moussali (julio 2017)

Etapa Electónica 2
La Carta de Moussali

Por: André (julio 2017)
Bhamdun es un pueblo situado en las montañas de Líbano, a una distancia de unos 40 minutos de su capital, Beirut.
En mi infancia solíamos pasar las vacaciones en ese pueblo, donde la temperatura no era tan sofocante en el verano como en Beirut. Ahí pasábamos las festividades de Rosh Hashana y Yom Kippur.
La población de Bhamdun era de mayoría cristiana ortodoxa y su líder era el obispo George Saliba, un hombre terriblemente antisemita, cuyo libro de cabecera era el tristemente célebre “Los protocolos de los sabios de Sion”, el cual sostiene que los judíos ambicionan el dominio del mundo. Es este libro del que los antisemitas de todo el mundo sacan sus ideas de odio hacia el judío.
Durante mi infancia, cuando jugaba con mis amigos en el campo, solíamos ser atacados a pedradas por unos niños cristianos de esa rama, que nos señalaban como los asesinos de Cristo. Ese tipo de prejuicios los enseñaban los sacerdotes en sus iglesias, pero también se difundían en las escuelas. Los niños crecían con el antisemitismo desde su infancia. Y no sólo se echaba la culpa a los judíos de ser descendientes del pueblo deicida, sino también de todos los males del mundo. Esos niños, al igual que los nazis, crecían con este tipo de odio y con ese sentimiento justificaban todas sus agresiones. O, lo que es lo mismo: los nazis justificaron el Holocausto como justificaban sus agresiones los cristianos ortodoxos.
Ahora, el recién electo presidente de los Estados Unidos de América, Donald Trump, está intentando nuevamente hacer la paz entre los palestinos y los israelíes, lo mismo que todos sus predecesores.
Al igual que todos los antisemitas, los musulmanes enseñan a los niños a odiar a cuanto israelí ven en su entorno. Los niños palestinos, desde  los 3 años, son vestidos de suicidas que van a sacrificar sus vidas, con el único propósito de matar a los israelíes-judíos. El amor a la muerte o el sacrificio para matar a  los  enemigos  es  la
máxima gloria de los palestinos y, si ofrecen su vida para matar a sus enemigos, sus padres serán beneficiados con la ayuda monetaria de la Autoridad Palestina. Sus fotos y sus nombres serán exhibidos en las calles; incluso las calles serán nombradas en su honor y, según sus tradiciones, serán recibidos en el cielo por 72 vírgenes y por el mismo Mahoma.  
Si este tipo de enseñanza se les imparte en las escuelas y mezquitas, ¿cómo podría un joven palestino pensar en tener paz con los israelíes? ¿Habría alguien que pudiera argumentar lo contrario?
Han pasado 50 años desde que la Ribera Occidental fue dominada por los israelíes, y unas décadas desde que el ex primer ministro, Ariel Sharon, decidió entregar Gaza a manos de los palestinos. A cambio de la entrega de este territorio, para que se empezara a formar un Estado palestino independiente, todo lo que ha recibido Israel en respuesta han sido dos guerras y constantes ataques de parte del grupo Hamas, que ha dominado la franja desde su devolución. Si en un futuro próximo la Ribera Occidental fuera entregada a la Autoridad Palestina, Israel sería atacado no sólo por el sur, sino que en la mira de todos los palestinos estarían También Tel Aviv, Jerusalén y todas las ciudades israelíes.
Sería interesante que todos los que alegan la independencia y piden la creación de un Estado palestino contiguo a Israel, fueran a pasar una breve temporada en el sur israelí para que sintieran la tensión que viven los habitantes de las ciudades cercanas a Gaza. Entonces entenderían el estrés de esas personas, que en cualquier momento tienen que correr con sus hijos a los refugios al escuchar las sirenas, porque a “alguien” en la franja se le ocurrió lanzar unos misiles.
Regreso al contenido | Regreso al menu principal