Juego de espías en Canfranc - Intelecto Hebreo

Son las:
06/12/2018
Vaya al Contenido

Menu Principal:

Juego de espías en Canfranc

Etapa Electónica 2
Juego de espías en Canfranc
Por: Jacobo Contente
Antecedentes:
A partir del año 2001, el periodista aragonés Ramón J. Campo recibió noticias de una agencia de noticias Suiza, sobre la posibilidad de encontrar en la estación de trenes abandonada de Canfranc (situada a 8 kilómetros de la frontera con Francia), documentación referente a los envíos (en ambas direcciones entre España y Francia) de mercancías y personas que pasaron por ella, en el período de tiempo que abarcó la Segunda Guerra Mundial.
Ramón se comunicó con Jonathan Díaz quien trabajaba como chofer de autobús entre Lorón y la estación, quien había reportado el hallazgo de varios documentos esparcidos en el piso de la estación, que parecían interesantes.
Resultados de la investigación:
El 16 de diciembre de 1943, se inició un Consejo de Guerra contra 27 procesados acusados de espionaje contra una nación amiga, y de poner en peligro la seguridad de España.

Los resultados de ese Consejo de Guerra fueron sentencias de entre 2 y 6 años de encarcelamiento, de acuerdo a pruebas no muy bien fundamentadas, que se presentaron con la ayuda de los servicios de inteligencia alemán.

Debemos tener presente que poco antes del inicio de la Segunda Guerra Mundial, la actuación mediante un golpe de estado militar en contra del gobierno democrático de la Segunda República; acaudillado por Francisco Franco y sus seguidores falangistas, quienes lograron la ayuda incondicional de la aviación alemana e italiana, de Hitler y Mussolini. Estos ataques desbalancearon al gobierno establecido, provocando un baño de sangre, pesares y rencores entre la población española. Los deseos desmedidos de poder en contra de una República legal constituida, pero altamente temida por su filiación comunista, dio como resultado una fusión fascista dictatorial de muchas décadas de existencia (1937-1975), de mano dura y tendencias altamente tradicionalistas.

Con una durísima postguerra y ante la derrota de la República, un gran número de ciudadanos españoles decidieron ayudar al bando aliado, encabezado -en ese entonces y desde 1939- por Inglaterra. El espionaje británico escogió el paso fronterizo de la estación internacional de Canfranc, en Huesca, para crear una red de espías vascos, aragoneses y franceses que informaban de las maniobras del ejército alemán y del paso de mercancías, como el oro requisado por los nazis, materiales de guerra y personas que entraban y salían de España. Una red muy bien organizada e importante de espionaje, que fue clave para los aliados durante la contienda bélica mundial que duró casi 6 años.








Regreso al contenido | Regreso al menu principal