Encrucijada P VIII - Intelecto Hebreo

Son las:
03/11/2017
Vaya al Contenido

Menu Principal:

Encrucijada P VIII

Condensados

Encrucijada
Novela Histórica


Capítulo VIII


Por: El Comité Especial de "Foro", basado en una novela inédita de José Kaminer.

4 de junio de 1967
Jerusalem
El gabinete israelí, después de 50 horas de debate, dio su aprobación a un plan de guerra, que -entre otras cosas- significaba que de ahí en adelante el primer ministro o el ministro de defensa, podrían ordenar un ataque masivo en cualquier momento por su propia decisión, en caso de que los árabes incrementaran sus amenazas.
La provocación llegó después de que se efectuaron vuelos de reconocimiento por la Fuerza Aérea Egipcia sobre el espacio aéreo israelí y fuerzas terrestres del mismo ejército, comandadas por el general Chazaly, se infiltraran en el Neguev.

Argelia
El Presidente Boumedienne declaraba: "Hermanos, esta es la batalla de la patria árabe, de la nación árabe... ¡la batalla decisiva! y debemos ver la batalla desde este ángulo... la libertad verdadera de toda la patria debe ser ganada a través de la liquidación del Estado de los sionistas y la expulsión de los americanos y británicos del área" (Radio Argelia).

Egipto
El Presidente Gammal Abdel Nasser, declaró después de firmar el acuerdo para la filiación de Irak al pacto de defensa entre Egipto y Jordania, lo siguiente: "...os hacemos frente en la batalla y estamos ardiendo en deseos para que ésta comience, con el fin de tomar venganza por la traición de 1956. Esto hará que el mundo se de cuenta de lo que son los árabes y de lo que es Israel. Esto enseñará también que el soldado árabe es un bravo y duro luchador, y que el pueblo árabe es un bravo y heroico pueblo, dispuesto al auto sacrificio". (Radio El Cairo).
En otra parte de la capital egipcia se celebraba una entrevista con Ahmed Shukeiri, líder de la Organización de Liberación de Palestina. A una de las preguntas sobre la suerte que corrían los nativos de Israel, contestó: "Los que sobrevivan seguirán en Palestina, pero no creo que muchos queden con vida".

5 de julio
El Cairo, 8:40 horas
El sol de la mañana calentaba el ambiente de la populosa ciudad. Por las calles iban y venían mares de personas como lo hacían cotidianamente. Mientras tanto, la primera incursión de Mirages de la F.A.I. (Fuerza Aérea Israelí) estaba cerca de su inicial y sorpresivo ataque a diecinueve aeropuertos egipcios.
Se planeaba volar sobre el Mediterráneo con la finalidad de atacar los aeropuertos del oeste egipcio como: el Internacional de El Cairo, Mansura, Injas, Abusueir, Rayid, Kabrit, Helwan, Beni Suef y El Minya, pues eran las bases de los 50 TU-16 de la F.A.E. (Fuerza Aérea Egipcia), que formaban el temido regimiento estratégico de bombarderos de fabricación soviética.
Mientras que la primera incursión atacaba sus objetivos a las 8:45 horas, la segunda volaba a sus blancos sobre la costa egipcia. Cada incursión debía emplear en su ataque exactamente siete minutos antes de retornar a su base; luego en su base deberían estar como máximo otros siete minutos, para cargar combustible y rearmarse para otro ataque.
El plan pretendía que las defensas egipcias tuvieran solamente 3 minutos de respiro o menos, entre los ataques de tres sucesivas oleadas de aviones en la primera parte de la arremetida y el rápido desempeño de pilotos que harían dos vuelos en el término de una hora.
En el aeropuerto de Hatzerim en el Neguev, despegaban 15 "Vautors", cuando los "Mirages" y los "Ouragans" de la primera incursión volaban a sus objetivos. Cada "Vautor" llevaba 500 libras de bombas. La carga de bombas había sido reducida dando prioridad al combustible con carga máxima.
Estos aviones volaban a 24 mil pies (7,881 m.) rumbo al sur para cruzar el Golfo de Akaba y el Mar Rojo; sus objetivos eran los aeropuertos de Luxor y Ras Banas. Esos eran los aeropuertos de la F.A.E. que se habían usado contra los monarquitas en el Yemen que en el pasado se habían amotinado. El mando supremo egipcio los consideraba muy al sur, lejos de cualquier ataque israelí, por lo tanto, no se tomaron medidas para dispersar los escuadrones en tierra de equipo Ils-28 y Migs 17.
Solamente en la base de Ras Banas, dieciséis Ilyushin-28 fueron destruidos en cuestión de minutos. La F.A.I. usó otro tipo de aviones para diferentes finalidades como los Mystéres, Super Mystéres, Ouragans y Magisters, sin contar con una verdadera y seria oposición en el aire.
Simultáneamente las fuerzas terrestres israelíes iniciaban su ofensiva hacia la frontera de Gaza, para enfrentar a la 29a. División Egipcia, división que contaba con dos brigadas palestinas y en la que en una de ellas se encontraba con el grado de Capitán Yussuf Samir, quien tenía un batallón de tanques como soporte.
Los tanques israelíes avanzaban desprendiendo una gran nube de polvo amarillo que corría a un lado de la ruidosa marcha. Mientras, una brigada israelí de paracaidistas, encuentra serias dificultades frente a la 20a. División, pues contaban con carros blindados (JS III) conocidos como los temibles Stalin, que trataban de reducir a los combatientes israelíes que iban equipados con armamento ligero.
Un batallón israelí de carros M48, se lanza a apoyar a los paracaidistas, pero encuentra el suelo sembrado de minas, lo que obliga a los carros a esperar que las tropas abran corredores por donde pasar.
La situación se torna peligrosa. Los M48 permanecen inmóviles corriendo el riesgo de convertirse en fácil blanco, por lo que en esos momentos interviene una brigada que estaba en reserva y que está equipada con carros ligeros franceses AMX13, y lo más importante un batallón de Shermans, preparados para operaciones especiales con dispositivos delanteros (cadenas giratorias) para hacer explotar previamente las minas convencionales y las antitanques. De esta manera los tanques de soporte se abrieron paso libremente a través de la peligrosa zona minada. (Citado de Grandes Batallas del Siglo XX UTHEA 1982).


7 de junio de 1967
Jerusalem
Bendicen piedras milenarias
después de arduos combates
a bravos soldados que lloran
por los camaradas caídos
junto al muro del Templo.
El Shofar es tocado
como señal de victoria.
Se llena la ciudad de plegarias
por los aguerridos combatientes
para los que morían
como héroes abatidos
dejando un legado y un ejemplo
que el tiempo no ha borrado.
J.K.


La orden de ataque fue dada en la mañana por el jefe de brigada de paracaidistas el Coronel Mordejai (Mota) Gur, desde el Monte de los Olivos:
"¡Jefes de los batallones de la brigada, nosotros estamos sobre el Monte de los Olivos con vista a la Ir Hatika (ciudad vieja) de Jerusalem; esta es la que todas las generaciones de nuestro pueblo soñaron y añoraron...
La intención de nuestra brigada de paracaidistas es conquistar la Ir Hatika y el Monte donde se hallaba el Templo. Los tanques abrirán el camino a la Puerta de los Leones; el primer batallón atacará seguido por el segundo. El tercer batallón, dejará un remanente de sus fuerzas para asegurar el Monte, y el resto, apoyará a los demás batallones.
Al finalizar la conquista, se llevará a cabo la formación de la brigada en la Plaza del Monte del Templo. ¡Paracaidistas a Jerusalem!"
El primer batallón recibió la orden de atacar por el Teniente Coronel David Ben-Itzjak. La lucha debía suceder a través de canales y edificaciones, en donde el enemigo se ocultaba para presentar una feroz resistencia; también en algunas azoteas se encontraban atinados francotiradores.
El avance de los paracaidistas era lento, pero con mucho empuje, a pesar de que no conocían bien el lugar. El enemigo al sentir los tanques cerca, abrió fuego con mucha intensidad sobre los combatientes y sobre la Jerusalem judía. Poco a poco, los tanques empezaron a destruir fortificaciones de los jordanos, facilitando el progreso a los paracaidistas.
Muchos actos heroicos se llevaron a cabo, como el caso de un soldado que estaba en continua observación para evitar que fueran emboscados sus compañeros. El subía y bajaba continuamente a diferentes edificaciones, hasta que resultó herido. Otros actos heroicos se hicieron por varios paracaidistas que tenían que regresar para proveer de municiones y apurar a algunos rezagados, además de cargar a compañeros heridos hasta líneas seguras. Muchos médicos y enfermeros también sobresalieron con actitudes heroicas ante el fuego enemigo.
La lucha continuó hasta los alrededores de la ciudad vieja. La noche llegó, después de un rojizo y áureo ocaso sobre la sangrante y humeante ciudad. David después de repartir órdenes para el ataque final hacia la conquista total, recordó la forma en que se despidió de Meira y los niños, en el momento en que fue movilizado. Recordaba que Sarit le había dado un tierno beso y le suplicó que se cuidara mucho; Ron, lo despidió con un saludo militar y Meira, lo abrazó y besó con lágrimas en los ojos.
Cuando llegó la mañana se inició la operación Liberación de la Ciudad Vieja y el Monte del Templo. La lucha fue feroz y trágica. Del lado israelí cayeron 180 combatientes. Del lado jordano, hasta la fecha no se tienen datos precisos.
El momento cumbre llegó con el aviso de que el Muro de los Lamentos estaba en poder de los israelíes. En esos momentos se escuchaba el toquido del Shofar. David que estaba junto a su radiotelegrafista, sintió una inmensa alegría. Esa noticia llegó a todo el mundo y muchos poetas le dedicaron bellas líneas a Jerusalem. como la poetisa Noemi Shemer, quien compuso la hermosa canción "Jerusalem de Oro".
La guerra de los Seis Días aún no se aclaraba, pues no había una explicación formal sobre las intenciones de los árabes al precipitar una situación explosiva en el Medio Oriente, que estalló el 5 de junio de ese año. Esa guerra fue el primer intento coordinado de destruir el Estado de Israel desde 1948, pero empezó cuando todavía las condiciones necesarias de acuerdos y preparativos árabes para una guerra masiva no se habían dado plenamente.
La unión árabe (con una concentración total de poder militar en manos de los egipcios) cuando 50 mil soldados combatieron en Yemen por 5 años, más la desesperación de la OLP, no lograron el aislamiento completo de Israel del Occidente y mucho menos su desaparición.
El 15 de mayo, el Primer Ministro de Israel Levy Shkol, recibió información sobre la disposición del ejército egipcio para cruzar por los puentes del Nilo rumbo a la Península del Sinaí, previo a un enlistamiento masivo; el 24 del mismo mes, fue enviado Abba Eban (Ministro de Relaciones Exteriores) a conseguir apoyo para Israel en su viaje a las Naciones Unidas, algo que no logró; en Francia el Presidente Charles De Gaulle advirtió que no se entrara en una guerra; en Estados Unidos el Presidente Lyndon B. Johnson, prometió crear una fuerza marítima internacional para el cierre del Estrecho de Tirán. Pero en ningún momento existió en la realidad una acción internacional, que pusiera un término a la escalada militar y amenazas que se cernía sobre Israel. Por ello la misma fue iniciada por Israel, cuya fuerza aérea -en 3 horas- acabó con la mayoría de los aviones enemigos, logrando la supremacía en el aire. Trescientos cincuenta de los aparatos egipcios fueron destruidos en tierra.
Haciendo un análisis cronológico de la guerra de los Seis Días, veríamos las siguientes etapas:
1) Egipto, Siria y la URSS propagaron rumores falsos sobre la  concentración de tropas israelíes en la frontera con Siria.
2) Los falsos rumores fueron utilizados por Egipto, como un pretexto para concentrar el grueso de su ejército en la Península de Sinaí (90 mil hombres y 900 tanques).
3) Ante el reclamo de Egipto, se retiró la fuerza de emergencia de la ONU en Gaza y Sharm El-Sheik.
4) Egipto cerró el estrecho de Tirán a la navegación con destino al puerto de Eilat.
5) La firma de pactos bélicos contra Israel por los ejércitos de Jordania, Irak, Egipto y Siria, movilizaron grandes contingentes a lo largo de sus fronteras con Israel.
Dadas estas condiciones Israel se vio forzado a destruir esos ejércitos que lo amenazaban, destruyendo los centros vitales. Después de la victoria, las líneas de cese el fuego fijaron un nuevo mapa de la región. La nueva frontera con Egipto lo constituyó el Canal de Suez; con Jordania el río del mismo nombre y con Siria, la meseta del Golán.
Los frutos que se cosecharon fueron la ciudad de Jerusalem, que fue reunificada, teniendo acceso libre a los lugares santos de las diferentes religiones. Israel también logró el libre paso por el estrecho de Tirán, además de que sus conquistas en el norte del país lograron mayor seguridad en diversos kibutzim (granjas colectivas de la zona), cuyos pobladores dejaron por algún tiempo los acostumbrados bunkers de protección contra bombardeos, llevando -en lo posible- vidas normales.
Como balance de la guerra Israel perdió 700 hombres; 2,580 resultaron heridos y 16 cayeron prisioneros. Fueron derribados 40 aviones y destruidos 150 vehículos blindados (entre tanques, APC M3s de media oruga).
Por su parte los países árabes perdieron a 15 mil hombres; 50 mil resultaron heridos y 11,500 fueron tomados prisioneros; fueron destruidos 670 carros blindados y cerca de 500 aviones.
Después de la guerra, el Presidente de Francia impuso a Israel la responsabilidad de la guerra y lo castigó con un embargo que prohibía la venta de armas hacia ese país. El 19 de junio fue dada una propuesta de condenar a Israel, ordenándole la retirada sin ninguna condición a las fronteras de armisticio de 1949; propuesta conocida como Indo-Yugoslava, misma que no logró los dos tercios requeridos para ser efectiva.

Continuará...



Regreso al contenido | Regreso al menu principal