Encrucijada P V - Intelecto Hebreo

Son las:
03/11/2017
Vaya al Contenido

Menu Principal:

Encrucijada P V

Condensados

Encrucijada
Novela  Histórica
CAPITULO V



Por: El Comité Especial de "Foro", basado en una novela inédita de José Kaminer.


A toda existencia le llega un día especial, donde la duda peregrina y la creciente vacilación dificulta la elección del camino correcto. Sólo la experiencia, será la ayuda crucial que determinará, en el porvenir, lo cierto de lo incierto.

Península del Sinaí

29 de octubre de 1956, 16:30 horas
Una formación de dieciséis aviones C-47, conocidos como Dakotas, volaban sobre las arenas y rocas de la árida península del Sinaí a una altura de 500 pies (166 mts.) para no ser detectados por los radares del enemigo. En los aparatos volaban 400 paracaidistas miembros del primer batallón de la Brigada 202 Aerotransportada, al mando del Teniente Coronel Rafael Eitan, conocido como "Raful"; y como segundo al mando, el Mayor David Ben-Iztjak.
En el avión que los transportaba el piloto (una mujer) les informó: "Nuestra aviación informa que no hay movimiento egipcio aéreo o de tropas a lo largo del canal de Suez. No tienen ni la menor sospecha".
En la cabina reinaba una obscuridad que apenas se podía distinguir el vago perfil de los rostros, algunos llevaban barba y un sudor salado invadía a todos. De pronto se prendió el foco verde, indicando que había llegado el momento para saltar. Era la primera operación de paracaidistas que realizaba el F.D.I. (Fuerzas de Defensa de Israel).

Monumento Parker
29 de octubre de 1956, 16:57 horas
David sintió como el viento lo zarandeaba en el borde de la puerta de saltos del Dakota, luego saltó al vacío rodeado por todas partes de paracaidistas. El descenso se realizó en la parte oriental del Paso Mitle, a setenta kilómetros del canal de Suez. El punto de reunión era el monumento Parker (en memoria del coronel Parker, el oficial británico que había sido gobernador de Sinaí) no lejos del paso Mitle que controlaba el cruce de las carreteras Ismaelía-Tor y Nahel-Suez. Era un paso de 32 km. de largo, que a sus flancos se extendían rocosas paredes llenas de fisuras y cuevas, formando así, posiciones naturales para su defensa.
El resto de la Brigada 202 comandada por el Coronel Ariel Sharon, pasaron la frontera egipcia para conquistar tres fortificaciones: Kuntila, El Thamad y Nahel. Después debía dirigirse al paso Mitle para unirse al primer Batallón que defendía la posición.


30 de octubre de 1956, 07.30 horas
Durante la noche anterior habían sido lanzadas en paracaídas, provisiones, artillería y jeeps. Fue una noche fría y febril para el primer batallón, reforzando posiciones con el armamento recién llegado y la puesta a punto de los jeeps.
Ya llegada la mañana cuando el sol había aparecido en el horizonte, a las 07:30 horas, se oyeron los motores chillando de dos Mig-15 egipcios, cada vez más fuertes... más fuertes. De pronto la tierra saltó por el impacto de las balas cuando pasaban los aviones por encima disparando casi rasantes. Por fortuna había sido un típico ataque árabe de disparar y huir -pensaron varios de los combatientes.
David junto con una Compañía y media, tomaron posiciones entre las fisuras y cuevas del Mitle. Tenían ametralladoras y pesados morteros apuntando a la carretera que cruzaba el paso. Se había instalado una línea telefónica que comunicaba con la posición en el monumento Parker. Al poco tiempo llegó la primera llamada para avisarles que habían llegado noticias que los egipcios concentraban fuerzas del otro lado.
Los israelíes tendieron unos paneles de lona para indicar un punto de aterrizaje en una extensión de terreno llano. Sólo unos minutos después, un pequeño Piper Cub aterrizó para trasladar a algunos heridos y entregar un paquete de órdenes para el Teniente Coronel Raful.
El resto de la Brigada 202 avanzaba por el desierto, por el centro del Sinaí, encontrando feroz resistencia de las posiciones fortificadas de los egipcios. El desierto mismo les destrozaba sus vehículos y blindaje. El avance era lento, pero llenos de confianza seguían en la lucha.

Tel-Aviv
Cuartel General del F.D.I., 12:30 horas
El Rav-Aluf (General, jefe del Estado Mayor) Moshe Dayán, estaba sentado junto al Primer Ministro, que también fungía como el Ministro de Defensa David Ben-Gurión, mientras un oficial arreglaba unos alfileres en el gran mapa de la pared.
- La campaña había llegado rápidamente a su primera fase crítica -comentó Dayán.
- ¿Hasta qué punto ha avanzado la Brigada 202? -preguntó Ben-Gurión.
- Se están acercando a El-Thamad -contestó Dayán, mientras que el oficial cercano al mapa señalaba el lugar.
- ¿Cuántos kilómetros están del paso? -preguntó un tanto preocupado Ben-Gurión.
- A unos doscientos cuarenta kilómetros para enlazarse con el primer Batallón -dijo Dayán.
- Moshe, no es de mi agrado -declaró Ben-Gurión- hace media hora recibí un mensaje que la mayoría de los tanques y de los transportes están averiados. ¿Qué les queda? Dime la verdad Moshe, agregó Ben-Gurión.
- Les quedan la mitad de los transportes y unos tres tanques funcionando.
- ¿Tres tanques?... ¿Que quieres decir? -preguntó muy alarmado Ben-Gurión.
Dayán enmudeció, sabiendo lo que se aproximaba, hizo un gesto. Se acercaba el desastre. No le había dicho al viejo que los egipcios habían cruzado el canal y se preparaban para combatir en el paso Mitle.
Ben-Gurión sintió que se avecinaba una gran catástrofe.
- Quiero que saques ya al primer Batallón -ordenó Ben-Gurión.
La atmósfera se hizo densa, en todos los presentes había preocupación.
- No es momento de pánico -exclamó Dayán recuperándose de su preocupación. Si no se conquista El-Thamad esta noche, entonces hablaremos de la evacuación -agregó Dayán con determinismo.
- No, sácalos lo más pronto -profirió Ben-Gurión.
- De día es imposible, serían un blanco perfecto para la aviación egipcia.
- Evacúa al primer Batallón -dijo Ben-Gurión levantando la voz.
- Me niego, si los evacuamos, los egipcios destruirán nuestra campaña.

16:20 horas
La tarde se acercaba a su fin, mientras el cielo se coloreaba de púrpura. Reinaba el silencio entre los hombres del primer Batallón, todos se sentían algo atontados por el calor agobiante, el aire caliente empezaba a cambiar por suaves ráfagas de frescor.
Todos esperaban una noche interminable, después de haber preparado todo lo necesario, desde bengalas para iluminar el paso para responder contra un posible ataque egipcio por sorpresa. El Mayor Ben-Itzjak estaba dando indicaciones a sus oficiales aprovechando los últimos momentos de la luz crepuscular de la tarde que fenecía en el horizonte, después sincronizaron sus relojes. Luego se quedó solo pensando en Meira, cuando miraba el paso antes de la llegada de la obscuridad en un cielo lleno de estrellas.

Nir Gad
Casi al mismo tiempo que David había pensado en su esposa, Meira miraba al cielo pensando en él, rezando una plegaria.
Esa noche la Brigada 202 conquistó El-Thamad, después de una feroz lucha.

Paso Mitle
31 de octubre de 1956, 08:00 horas
Ya se había disipado la obscuridad y el cielo estaba sin nubes, cuando se notó el ruido de un bombardero distante que provenía del otro lado del paso.
Los paracaidistas estaban comiendo sus raciones o lavándose los dientes, cuando de pronto, toda actividad quedó interrumpida por el ruido de unos motores. El vigía del puesto de observación de vanguardia, descubrió el movimiento de las tropas egipcias.







- ¡Egipcios! ¡Tomen posiciones! -David dio la orden.
Dos Mig-15 se aproximaron volando bajo, disparando sobre los israelíes que se encontraban en el paso. Al pasar la cuarta vez, David había bajado a la carretera a recoger a un Teniente que se había caído herido desde una fisura. Lo sorprendieron los disparos de los aviones enemigos. Una bala que había rebotado, hirió al Mayor David Ben-Itzjak en la parte inferior del pulmón derecho. Casi de inmediato apareció la Escuadra 64 de la fuerza Aérea Francesa, que provocó la huida de los aparatos egipcios, mientras abrían fuego sobre la doble columna egipcia que avanzaba sobre la carretera del Mitle.

Nir-Gad
20:00 horas
Meira había llegado al "hadar haojel" (comedor comunal del kibutz) para cenar con sus padres, como lo hacía todos los días cuando David estaba en el ejército.
Su estado de ánimo estaba bajo, y un pesado presentimiento que no la dejaba tranquila. No sabía donde estaba su esposo y no tenía noticias, solamente lo que escuchó en la radio del jardín de niños. Las noticias eran vagas y no se mencionaba nada.
Al hadar haojel, entró una oficial del ejército con el grado de "seguen" (Teniente), después le preguntó a uno de los presentes algo; éste a su vez le contestó señalando a la mesa donde estaba Meira.
- ¿Meira Ben-Iztjak? -preguntó la Teniente.
- ¡Si... si... soy yo! -contestó Meira con mucho temor
- Le vengo a notificar que le Mayor David Ben-Itzjak fue gravemente herido, está siendo operado en el hospital Hadassa en Jerusalem.
- ¡Oh, D-os mío! que todo salga bien -dijo Meira- mientras se le escapaban lágrimas y empezaba a sollozar.
- No te preocupes todo saldrá bien -exclamó su padre.
- Si todo va a salir bien -profirió su madre abrazándola.
- Mamá déjame quiero estar sola -pidió Meira. Después salió corriendo rumbo a la banca de la estación de autobuses que se encontraba en la entrada del kibutz.
- ¡Meira espera! -exclamó su padre.
- Déjala, quiere estar sola -dijo su madre.
- ¡D-os cuida a David! que salga de la operación con bien -rezó Meira.
- D-os te va a escuchar -profirió la Teniente, mientras abrazaba a Meira.
- Toda... toda... laj... (gracias... gracias a ti...) dijo Meira mientas cesaba de sollozar.
- Vamos a tu casa, empieza a enfriar -dijo la Teniente.
A la mañana siguiente se despertó Meira, mientras que se preparaba para viajar a Jerusalem, se acordó de la joven oficial que la había reconfortado la noche anterior, de pronto se sorprendió que no sabía su nombre.


La Campaña del Sinaí
La campaña del Sinaí, conocida también como operación "Kadesh", es considerada como una guerra de prevención, para evitar que Egipto tomara junto a sus aliados, la iniciativa militar de atacar a Israel; antes que la guerra estallara, Egipto apoyó a los Fedayin que fueron escogidos por el servicio de inteligencia entre los palestinos que vivían en la franja de Gaza; después los entrenaban para que atacaran posiciones israelíes del otro lado de la frontera.
Egipto cerró el estrecho de Tirán, cercando a la navegación que salía o entraba al único puerto que Israel tenía en el sur, el puerto de Eilat; cerrando el mar Rojo. Los egipcios habían realizado una negociación con Checoslovaquia, de la cual recibieron armamento moderno en grandes cantidades (septiembre de 1955).
Las metas que se antepuso Israel con la campaña fueron:
1.- Atacar las bases de los Fedayin, en las inmediaciones de la frontera.
2.- Terminar con el cierre del mar Rojo, para una navegación libre.
3.- Acabar con la concentración de tropas egipcias, muy cerca de la frontera internacional.
Para lograr los objetivos, Israel tenía que conquistar la franja de Gaza y la zona de "Ras-Nazarani" y "Sharm-El Sheik", limpiando la península de Sinaí de tropas egipcias.
El jefe del Estado Mayor Moshe Dayán, había presentado durante el año de 1955 una planeación que fue postergada hasta que las condiciones fueran adecuadas. Un año después en 1956, Gammal Abdel Nasser, el entonces Presidente de la República Árabe Unida, había nacionalizado el canal de Suez, despertando en su contra a los gobiernos de Francia y la Gran Bretaña. Las dos potencias decidieron apoderarse del canal por la fuerza (operación Mosquetero); Francia convenció a los ingleses de incluir a Israel en sus planes.
Aparentemente no había ninguna conexión entre la operación "Kadesh" israelí, y la operación "Mosquetero" anglo-francesa en la península del Sinaí. Los israelíes iniciaron la guerra con el avance de sus tropas en la frontera norte, y solamente el Primer Batallón de la Brigada 202 tomó posición en el paso Mitle. Después sobrevino el ataque anglo-francés, en la zona del canal de Suez, que provocó desorientación en el alto mando egipcio, causando la poca participación de su Fuerza Aérea. En lo relacionado a los países árabes aliados de Egipto, evitó que se lanzaran contra Israel.
La guerra en el aspecto militar, fue un gran éxito, pero las consecuencias políticas despertaron un gran temor a una guerra mundial. La Unión Soviética, acusó a Israel en la Asamblea General de Naciones de actuar como un instrumento de las fuerzas imperialistas externas, y de "jugar criminal e irresponsablemente con el destino del mundo". Retiró a su embajador como lo hiciera en 1953 (sin romper relaciones, el embajador regresó el 6 de abril de 1957); suspendió todos los embarques de petróleo a Israel, violando los contratos que la obligaban hasta el año de 1958. El Mariscal Bulganin, Presidente del Consejo de Ministros, mandó dos cartas enérgicamente redactadas al Premier israelí David Ben-Gurión.
Los Estados Unidos suprimieron toda la ayuda económica a Israel y estuvieron a un paso de apoyar un movimiento de sanciones contra él. El Presidente Eisenhower y su Secretario Foster Dulles, en términos menos intimidatorios expresaron su desaprobación.
Entonces empezó, de parte de los Estados Unidos y de la Unión Soviética, la búsqueda de una influencia decisiva en el Medio Oriente, provocando una crisis tan aguda que existía un genuino temor a una tercera guerra mundial. La Asamblea tomó la decisión de que Israel, Francia y Gran Bretaña, debían retirar sus fuerzas de Egipto.
En una comunicación al Secretario General de las Naciones Unidas del 8 de noviembre de 1956, el Ministro de Relaciones Exteriores de Israel le informó que: "El gobierno de Israel retirará de buena gana sus fuerzas de Egipto, inmediatamente después de que se concluyan arreglos satisfactorios con las Naciones Unidas, acerca de la fuerza de emergencia internacional". Al mismo tiempo se solicitaba a la ONU que hiciera un llamado a Egipto a entablar negociaciones directas de paz.

Continuará...



Regreso al contenido | Regreso al menu principal