Encrucijada P I - Intelecto Hebreo

Son las:
03/11/2017
Vaya al Contenido

Menu Principal:

Encrucijada P I

Condensados

Encrucijada
Novela Histórica


Por: El Comité Especial de "Foro",
basado en una novela publicada de José Kaminer.


A toda existencia le llega un día especial, donde la duda peregrina y la creciente vacilación dificulta la elección del camino correcto. Sólo la experiencia, será la ayuda crucial que determinará, en el porvenir, lo cierto de lo incierto.


14 de mayo, 1948
TEL-AVIV

Poco a poco fueron llegando los miembros del consejo del pueblo e invitados, a su cita con la historia en el museo Disengoff de la ciudad de Tel-Aviv, población fundada a principios de este siglo, y que ahora era una pequeña urbe que crecía día a día.
Todavía en la mañana, se había reunido el consejo del pueblo para decidir cual sería el nombre al estado que proclamaría su independencia a las 16 horas. Alguien sugirió que se empleara para iniciar la declaración que todavía no estaba terminada: "con fe en la roca de Israel"; pero todavía tenían que escoger el nombre del nuevo estado y después elegir un pequeño comité que le daría forma final a la declaración.

Cerca de las 15 horas se empezó a formar una pequeña multitud a las afueras del museo. Una hora más tarde, la ceremonia empezó. David Ben-Gurión, que vestía un traje negro y corbata, se levantó y golpeó la mesa con un martillo de madera.
De acuerdo con el plan, era la señal para que la orquesta que estaba en la galería del segundo piso, tocara el "Hatikva" (La Esperanza). Pero algo salió mal y no había música. Espontáneamente se levantaron los presentes y entonaron a capela el himno de la nueva nación.
Al finalizar, Ben-Gurión dijo claramente y emocionado:
- Voy a leer el acta de independencia. En la tierra de Israel, surgió el pueblo de Israel, donde se formó su imagen espiritual, religiosa y política...
Mientras que Ben-Gurión leía la declaración, todos callaban y sólo sentían el latir de sus corazones. Por fin la independencia añorada por dos mil años por el pueblo judío se hacía realidad, aunque el presente resultaba bastante incierto e inseguro, ya que en el país había 650,000 judíos y los árabes contaban con un millón de su gente, más cinco ejércitos regulares de los países árabes circundantes.
La lectura fue hecha en un cuarto de hora. Ben-Gurión la leyó despacio y muy claramente. Sólo cuando llegó al onceavo párrafo, su tono cambió subiéndolo un poco.
"Acordamos nosotros, los miembros del consejo del pueblo, en representación del pueblo judío en la tierra de Israel y del movimiento sionista, la finalización del mandato británico de Palestina, y en virtud de nuestro derecho natural e histórico y la resolución de la asamblea general de las Naciones Unidas, nosotros proclamamos el establecimiento de un estado judío en la tierra de Israel - el Estado de Israel".
La fotografía de Teodoro Herzl parecía sonreír y mostrar felicidad. Los presentes se miraron entre si con una sensación muy especial, el recinto se llenó con un sentimiento general de gozo. Acto seguido, se levantó el rabino Fishman-Maimón y con una voz un poco temblorosa, pronunció la tradicional bendición de dar gracias:
"Bendito seas Dios, Tú rey del universo que nos has conservado con vida, nuestra existencia hasta estos tiempos".
Amén contestaron todos, como un eco en coro que resonó en lo más profundo de cada uno de los presentes. Como acto final de la relevante y emotiva reunión, por orden alfabético, todos los miembros del consejo del pueblo firmaron -unos con lágrimas en los ojos- el acta que formalizaba el nacimiento del estado judío.

KIBUTZ NIR-GAD
Eran las 20:30 horas en el kibutz, cuando empezaron a reunirse casi todos en la explanada que estaba al frente del comedor comunal. Ya había llegado Yoske con su acordeón. Para que todos bailaran, formaron una gran rueda a la que se incorporaban los que llegaban.
Meirá, una muchacha de quince años bastante bonita, llegó al lugar y empezó a buscar a David. David era un muchacho que había llegado al kibutz Nir-Gad después de haber sobrevivido milagrosamente durante el holocausto, llegando dos años antes de la terminación del conflicto mundial. Siempre estaba solo, en la escuela era distraído y taciturno, sus compañeros se burlaban cuando hablaba en hebreo y de su tendencia a estar solo.
Meirá lo observaba y él no parecía darse cuenta, trató de acercarse con mucha prudencia. Había veces que sólo lo saludaba o le hacía un comentario de la escuela. Todavía no comprendía como llegó a enamorarse de él. Cuando David vino estaba muy delgado y pálido, poco a poco la buena comida y el cálido sol, lo convirtieron en un muchacho de buena complexión y morena faz.
Esa noche era muy especial, todos debían festejar y ella quería hacerlo con David. Como no lo encontró, se dirigió a su habitación para buscarlo.
-¿David estás ahí? -preguntó la joven después de haber golpeado tímidamente la puerta.
-Si, contestó David con una voz triste.
-¿Puedo pasar? preguntó la joven con mucho tacto, a lo que David contestó afirmativamente con un dejo de aturdimiento y nostalgia.
-¿Por qué estás aquí y no en la explanada del comedor comunal?
-Vinieron a mi mente recuerdos de mis padres y de mi hermano gemelo Shlomo; de pronto me sentí que no tenía a quien querer, me sentí solo sin nadie que me quiera.
-David no estás solo, porque yo estaré contigo y además quiero que sepas que yo te amo –profirió Meirá.
Ella se acercó a acariciar su pelo, lo abrazó con dulzura; él lloró desahogando el dolor que tenía desde que tomó conciencia de que ya no vería más a sus padres y su hermano. Meirá lo besó en una mejilla y en pocos momentos David dejó de llorar y la abrazó fuertemente.
-David ve y lávate la cara -exclamó Meirá alegremente.
-¿Para qué? preguntó sorprendido David.
-Vamos a ir a festejar la declaración de independencia.
Después salieron de la habitación tomados de la mano rumbo a la explanada. Al llegar se produjo una metamorfosis en el joven; ya no fue más el ensimismado que todos conocían. Esa noche de felicidad se grabó en su memoria y por primera vez estaba contento después de mucho tiempo.


KAFAR ASSIYA
En ese poblado árabe todo era efervescencia por la proximidad del kibutz Nir-Gad. Todos los habitantes habían oído sobre lo ocurrido en Deir-Yassin (poblado árabe atacado por el Irgun y el Stern), donde murieron brutalmente doscientos cincuenta y cuatro hombres, mujeres y niños el 9 de abril.
Ahmed Samir llamó a sus seres queridos. A su esposa Haleem, sus hijos Yusuf y Kammal y a su pequeña hija Wahija, para que se reuniesen lo antes posible en el cuarto central de la casa, diciéndoles consternado:
- Queridos míos la situación ha cambiado, ahora los judíos tienen un país y no se como van a reaccionar con nosotros. Después de cavilar, he decidido que todos nosotros nos iremos a Líbano. Tomen lo necesario... hoy en la obscuridad de la noche abandonaremos nuestra casa en Assiya.
Yusuf apenas podía creer lo que decía su padre, juntos habían trabajado para el kibutz Nir-Gad en la recolecta de cítricos y manzanas durante varios años. De pronto le llegó el recuerdo de su amigo David, a quien había conocido en el naranjal. Al principio David no lo entendía, por lo que le decía yajmar (burro), hasta que alguien le explicó que David no había nacido en el kibutz y que era huérfano. Así Yusuf cambió su relación y la hizo más amistosa.
En un principio a David le extrañó que Yusuf lo tratara amigablemente, por lo que se esforzó en aprender rápidamente el hebreo, para poder platicar con el único que podía llamar amigo.
La voz de Haleem -su madre- hizo al pensativo joven volver a la realidad.
-¡Yusuf ve a ayudar a tu hermano Kammal!

JERUSALEM
A través de los umbrales y de las ventanas de las escuelas religiosas y de las sinagogas en los barrios judíos, se veían viejos y jóvenes con sus largas barbas y sus peyot (patillas largas enroladas detrás de las orejas) junto a niños con postura seria rezando la oración del sábado.
Rezaban con mucho fervor y contoneo, como era su costumbre para recibir la próxima santidad de Shabat. De vez en cuando se escuchaba el silbido de balas o una lejana explosión.
En la pequeña sinagoga Ohel Aaron, estaba el rabino Meyer Finkel junto a su hijo adoptivo Shlomo; los dos eran sobrevivientes del holocausto. Al finalizar la guerra y con la llegada de los americanos a Bergenbelsen, el rabino se encontraba muy enfermo y gracias a los cuidados del muchacho, pudo mantenerse con vida. Al recuperar la salud, decidió encargarse de Shlomo al ver que nadie lo reclamaba.
En el año de 1946 los dos viajaron a Palestina, para establecerse en Jerusalem, donde el rabino tenía un hermano que le encontró trabajo en una de las academias talmúdicas. El rabino contrajo nuevas nupcias y formalizó la adopción legal del muchacho. Ahora era Shlomo Finkel, aunque nunca olvidó su apellido anterior que era Kobelvinsky.
Shlomo empezó a estudiar en una academia religiosa, donde con prontitud avanzó destacándose para satisfacción de su padre adoptivo. Después del rezo, ambos se dirigieron a casa para disfrutar de la cena sabática.
-La situación en Jerusalem está muy tensa, hay que tener cuidado. Todo puede empeorar más -dijo el rabino.
-¿Qué haremos si ganan los sionistas? preguntó Shlomo. Política... política... exclamó el rabino después de haberlo pensado un momento.
-No entiendo que quieres decir con eso -profirió Shlomo.
-Es todavía tiempo para hablar de ello, ahora sigamos comiendo para bendecir birkat hamazon (bendición de la comida).

TELAVIV
En la sede del movimiento llamado "Jóvenes Hebreos", se encontraban un grupo de seguidores, entre ellos Yonathan Ratosch, el iniciador y líder del movimiento, junto con sus soportes, Aaron Amir el poeta y el escritor Benjamín Tammuz.
Los asistentes se enfrascaban en una discusión para determinar la posición que había de tomarse con respecto a la declaración de independencia, que había realizado dos horas antes David Ben-Gurión. Varios de ellos creyeron que Ben-Gurión no se atrevería a hacer pública la declaración, ya que varios países árabes habían amenazado con invadir al nuevo estado; enemigos que contaban con ejércitos regulares para echar a los judíos al mar.

Los "Jóvenes Hebreos" se habían organizado como un grupo en el año de 1942, publicando y difundiendo folletos y panfletos bajo el nombre "el comité para la formación de la juventud hebrea". Con la finalización del mandato británico, ellos habían desarrollado una ideología político-cultural, que tenía como finalidad el desarrollar una nueva nación hebrea, constituida de israelíes nativos, incluyendo a musulmanes y cristianos, suponiendo que los pobladores de diferentes credos, se consideraran únicamente como hebreos, evitando así la necesidad de cambiar su religión. Dando cabida además a nuevos inmigrantes que desearan formar parte de la nación hebrea (nación cuyo nombre sería "Eretz Ever", en lugar de Eretz Israel).
La base histórica para este concepto, era el rechazo de la cadena de tradiciones judía, cristiana y musulmana, retornando a una conciencia de distintos grupos étnicos que habitaron el área, previamente a la aparición del judaísmo (y en consecuencia antes del cristianismo o islamismo).
Rabotai sheket rabotai sheket (señores silencio) ahora hablará Reuben Arnon, jefe de la sección política del periódico del movimiento (Alef) -exclamó Rathosh.
- "El romper con tres mil años de historia judía y con la diáspora contemporánea es nuestra finalidad, impulsando la creación de una cultura y desarrollarla fuera de la larga experiencia de los hombres, que han buscado los motivos de una fe que peregrinamente los ha acompañado iluminando sus pasos. Más aún, cuando se está en consideración el renacer político que se originó como consecuencia de la lucha y la tragedia de un pueblo, que en su largo historial, pocos son los momentos gratos que casi han sido opacados por una larga martirología, haciendo brillar cualidades y fidelidades hacia una supervivencia a cualquier costo. Debemos formar parte de esta oportunidad para lograr una independencia política y una vez más, al llegar la paz, prosigamos con nuestro movimiento".
Yo estoy en favor de enrolarnos -dijo Reuben con mucha emoción- después todos aplaudieron.

Continuará…




Regreso al contenido | Regreso al menu principal