El Islam Reconquista Europa - Intelecto Hebreo

Son las:
07/05/2017
Vaya al Contenido

Menu Principal:

El Islam Reconquista Europa

Etapa Electónica 2
El Islam Reconquista Europa
 
Por: León Opalín
 
La presencia musulmana en la Península Ibérica durante ocho siglos, 711-1492, representó un complejo proceso militar, político y cultural; fue un periodo que explica la formación y consolidación del Al-Ándalus, España musulmana, así como la formación de los principales reinos cristianos peninsulares. La conquista del reino visigodo por los musulmanes, en su mayoría árabes y bereberes, fue relativamente rápida; en solo 15 años ocuparon todo el actual territorio de España y Portugal. La consolidación de los territorios vencidos demandó de constantes esfuerzos militares y de pactos con los núcleos resistentes.
 
Por otra parte, la importante fractura existente en los grandes grupos godos en su lucha por el poder había creado inestabilidad, lo que facilitó el dominio de los musulmanes, al igual que el apoyo de la población judía que residía en los principales centros urbanos. La mayoría de los judíos eran “conversos forzados”; empero fingidos, quienes constantemente eran hostigados. España se islamizó con el tiempo y adoptó gran parte de las costumbres, la cultura y la lengua de los invasores. Durante el dominio musulmán, Al-Ándalus vivió un gran esplendor en arte, arquitectura, ciencia médica y literatura. Córdoba era una de las ciudades más grandes e importantes de Occidente.
 
La Reconquista de la Península empezó en el siglo XIII cuando se produce un gran avance cristiano en virtud a la victoria en la batalla de Tolsa (1212) que provoca que el poderoso Imperio Almohade (país bereber de la Edad Media) entre en decadencia, aprovechando las monarquías cristianas para conquistar grandes territorios y arrasar a las principales ciudades hasta quedar solo el Reino Nazarí de Granada como último reducto musulmán en la Península Así, la reconquista de esta última se formalizó en 1492 por parte de los Reyes Cristianos que anexionaron al Reino de Granada a la Corona de Castilla; se expulsaron alrededor de 300 mil musulmanes de España y un número indeterminado de los 800 mil judíos que allí vivían.
 
Los historiadores destacan las graves consecuencias económicas de la decisión de expulsar a musulmanes y judíos, “que fue tan salvaje para retumbar los cimientos de la profunda islamofobia y el antisemitismo que reinaba en Europa”. Al igual que con los judíos, miles de musulmanes recibieron el agua del bautismo, sin embargo, un gran número de ellos siguieron practicando el Islam en secreto.
 
En este marco se registró una silenciosa nueva invasión musulmana a Europa, no solo a España, cuando las empresas alemanas afrontaron en 1959 una grave falta de mano de obra, en aquél entonces el ministro de trabajo de Alemania promovió la contratación de trabajadores de Grecia, España, Turquía, Marruecos, Túnez y Yugoeslavia, principalmente. En el presente en Alemania residen aproximadamente 6 millones que profesan la fe musulmana, 7.5% de la población total que asciende a 81 millones.
 
El número de inmigrantes musulmanes a Europa se ha multiplicado en el último lustro, provienen del Medio Oriente, África del Norte, Pakistán, Nigeria, entre otros muchos países; se trata de individuos y familias que huyen de la guerra, de regímenes represivos, de falta de empleo y con pocas expectativas de desarrollo en sus naciones de origen.

Regreso al contenido | Regreso al menu principal