El esplendor olvidado de Gaza - Intelecto Hebreo

Son las:
03/11/2017
Vaya al Contenido

Menu Principal:

El esplendor olvidado de Gaza

Etapa Electónica 2
El esplendor olvidado de Gaza
Por: Max Bery
El nombre de Gaza evoca hoy día un gigantesco campo de refugiados donde centenares de miles de palestinos, cortados del resto del mundo tratan de sobrevivir. Gaza da la imagen de la miseria, del aislamiento, de la desgracia. Todo lo contrario de lo que fue al largo de su historia.
Gaza representa más de 2500 años de un pasado, a veces brillante, siempre apasionado. La corta tregua aportada en los años 1990 con los acuerdos de Oslo, permitió empezar unas excavaciones con resultados inesperados, aun si la densidad de la ocupación del suelo dificultaba la exploración real del sitio.
Lo que distingue a Gaza a lo largo de su historia es que fue un lugar de paso y de contactos. Fundada probablemente en la primera mitad del tercer milenario a.e.c. aparece por primera vez, en los años 1450, en las listas de las ciudades sometidas por el Faraón Tutmosis III, a raíz de sus múltiples campañas contra Siria. Poco después, en las tabletas de Tel Amarna (Egipto medio), se la menciona con el nombre de Hazattu, (que es todavía su nombre árabe actual), como la capital de uno de los tres distritos de Siria, bajo administración egipcia. Allí reside un agente real egipcio encargado de vigilar la región, pero la ciudad sigue siendo un reinado, cuyo rey es el vasallo del Faraón.
Al final del siglo XII a.e.c. una parte de los que se llaman "Los Pueblos del Mar", poblaciones expulsadas de distintas partes del Mediterráneo (Grecia balcánica, Creta), después de haber fracasado en instalarse en el delta egipcio, en Fenicia o en la costa norte de Siria (Ugarit), se instalan en el sur-oeste de esta costa. Gaza llega a ser uno de los principales centros de esta población llamada "filistea", construida sobre una colina, a unos tres kilómetros del mar. Durante los siglos octavo y séptimo constituye un motivo de pleito permanente entre Egipto, Asiria y Babilonia. Finalmente después de la toma de la ciudad por Nabucodonosor II en 598, el último rey es exilado y la ciudad recibe una guarnición babilónica. Los persas, dueños de Palestina a partir de 539 y los egipcios después de 525 confirman el papel de fortaleza en la frontera de Egipto e instalan a su vez una poderosa guarnición encargada de vigilar la carretera costera y los establecimientos del Neguev.
La conquista persa en los años 530 marca el principio de una nueva prosperidad para Gaza. No es únicamente una etapa esencial sobre el camino que lleva de Fenicia a Egipto, sino sirve también de salida a los productos que vienen de Arabia, y de la India. Especies, piedras semi preciosas, resinas alcanzan Gaza para ser exportadas hacía las grandes ciudades del Mediterráneo. También transitan por la ciudad, esclavos, animales exóticos, vinos y productos agrícolas de toda especie.
Ciudad fortificada Gaza constituye también una cabeza de puente indispensable para todas las expediciones lanzadas desde Siria hacia Egipto, entre otras por el persa Artajerjes III en 342 a.e.c. Después de la reconquista de Egipto por este rey, Gaza se vuelve otra vez el centro del poder persa en la región. Más que nunca la ciudad se encuentra en la encrucijada de tres mundos Egipto, Siria y la península arábica.
A partir de 334 el imperio persa tiene que enfrentar un adversario nuevo: Alejandro Magno. Gaza está defendida por una guarnición persa reforzada con mercenarios árabes. Alejandro pensaba tomarla sin dificultad pero tuvo que asediarla durante tres meses y la destruyó.
Esta destrucción marca sin embargo el principio de una etapa muy fecunda, la de Gaza la griega. Aunque los habitantes son masacrados o vendidos como esclavos, la ciudad se repuebla rápidamente con las poblaciones vecinas y probablemente con los griegos. Hasta la conquista musulmana, mil años después, se vuelve una de las ciudades más brillantes y ricas de la región, y uno de los centros económicos, intelectuales y artísticos griegos del Oriente Medio.
Sin embargo la ciudad enfrentará muchas vicisitudes políticas, en razón de su ubicación geográfica. Bajo sus murallas una batalla violenta enfrentan dos sucesores de Alejandro, luchando por la posesión de Siria: Poliorceto y Ptolomeo I, que abre a este último por más de un siglo el dominio de la Siria meridional y de la Fenicia. Después pasará bajo el dominio de los Seleucidos de Antioca.
En realidad desde el final del año 150 Gaza adquiere una independencia de hecho porque entre la Siria seleucida y ella aparece el reinado hasmoneo, este estado judío nacido de la revuelta de los Macabeos. Jonatan trata de tomar la ciudad, destruye sus alrededores, toma reos, pero no logra apoderarse de ella.
Finalmente en 97-96 a.e.c. es tomada por Alejandro Janeo el Hasmoneo, lo que causará su ruina: la política de judaización forzada conducida por los Hasmoneos causa la huida de las poblaciones no judías hacía Egipto, Siria, Grecia. Gaza se vuelve por algún tiempo "la desierta," hasta que Pompeo, después de la toma de Jerusalén, en 63 por las tropas romanas, liberara las ciudades griegas de la región de la tutela hasmonea. Gaza se reconstruye al lado de la antigua ciudad, más cerca del mar.
Hasta la conquista musulmana será una ciudad provinciana siria. Su saqueo por los judíos sublevados de 66 a 70 subraya su carácter profundamente pagano. La ciudad se venga de este saqueo, en oportunidad de la segunda sublevación judía, la de Bar Kojba en 132-135. Adriano le concede el privilegio de organizar la venta como esclavos de los prisioneros judíos. En el siglo tercero la ciudad es promovida al rango de colonia romana.
Con la dominación griega-macedónica los persas son reemplazados por los griegos y poco a poco las élites locales de toda procedencia adoptan la cultura griega.
La ciudad cuenta probablemente con una pequeña comunidad judía, ya que se encontró una sinagoga del siglo sexto, pero es esencialmente griega.
Ciudad encrucijada Gaza se enriquece no únicamente gracias al comercio de las especies y de las plantas aromáticas sino también con la exportación de productos locales. Ubicada a la puerta del desierto goza de buenas condiciones agrícolas. El perfecto control del agua permite el desarrollo del cultivo de la vid y, a partir del siglo segundo Gaza se vuelve una gran exportadora de vinos.
Cristianos, sobre todo comerciantes de Egipto empiezan a instalarse pero su aristocracia permanece profundamente helenizada. Gaza resiste a la nueva fe y, aunque un edicto imperial ordenara, al principio del año 398 el cierre de todos los templos paganos, el santuario de Zeus sigue funcionando. Finalmente una nueva embajada de Constantinopla consigue la destrucción de todos los templos. A los que se oponen, la represión es despiadada y muchos paganos se convierten. Sobre las ruinas del templo de Zeus se construye una enorme iglesia cruciforme, la Eudoxiana, en honor a la emperatriz Eudoxia
Poco a poco la ciudad se vuelve un centro activo de la vida intelectual cristiana. Pero el principio del siglo ve nacer muchas dificultades. En 541 la peste bubónica hace estragos en la ciudad. Después, unas incursiones de los Beduinos, llegando del Sinaí y sobre todo la gran ofensiva persa, en 614 terminan con la toma de la ciudad que sigue ocupada de 618 hasta 628. Gaza es reocupada por los ejércitos de Heraclius I, en 629, pero a partir de 634 una batalla opone cerca de la ciudad, las fuerzas bizantinas y tropas musulmanas. En julio 637 los ejércitos musulmanes toman posesión de la ciudad.
La guarnición que se niega a la conversión al islam es masacrada, sin embargo los cristianos, judíos y samaritanos no parecen estar obligados a la conversión. De hecho, hasta las Cruzadas estas comunidades seguirán floreciendo en una ciudad que se vuelve mayoritariamente musulmana.
La ciudad se vuelve un centro de peregrinación, ya que se supone que el abuelo del Profeta está ahí enterrado. Los Cruzados la ocupan de 1149 a 1187, pero a pesar de varios combates entre estos y los musulmanes, Gaza sigue bajo el control de Saladino y sus sucesores. Después de la conquista por los mamelucos en 1260-1277 conoce un largo periodo de paz, pero las epidemias ocasionan una caída brutal de la población, como las pestes de 1348 y 1438 que mataron a 34,000 personas.
En 1516 Gaza se vuelve otomana. En esta época la ciudad ha empezado su declive: el descubrimiento de la ruta directa de Europa a las Indias pasando por el cabo de Buena Esperanza hace el tráfico por la península arábica sin interés. Gaza no es más que una aldea dormida, prospera sin duda bajo la administración de la familia al-Radwane, ocupada por los Turcos pero que apenas despierta al paso de Bonaparte (24 de febrero 1799), en camino hacía el Líbano, o al ruido de las armas cuando se desarrolla la batalla que en 1840 opone cerca de la ciudad, las fuerzas egipcias de Mohamed Ali a las del sultán de Constantinopla.
Acostumbrada a estar administrada a veces por Egipto y a veces por los otomanos, Gaza sufre la ocupación británica de 1917 hasta 1948. Con la proclamación del Estado de Israel, en mayo 1948 se abre otro proceso de su historia.
Regreso al contenido | Regreso al menu principal