Donald Trump. Pasar de las Palabras a los Hechos - Intelecto Hebreo

Son las:
03/11/2017
Vaya al Contenido

Menu Principal:

Donald Trump. Pasar de las Palabras a los Hechos

Etapa Electónica 2
Donald Trump. Pasar de las Palabras a los Hechos
 
Por: León Opalín
 

La áspera confrontación que tuvieron durante sus campañas presidenciales Donald Trump (DT) y Hillary Clinton (HC) acentuó la fragmentación y la discordia que existía entre los estadounidenses en por lo menos las últimas tres décadas; en ese país y en el exterior poca gente se dio cuenta de la polarización entre el mundo de los liberales, los individuos que confían en las leyes y las instituciones, los que tienen acceso a la educación, gozan de un nivel de vida decorosa y creen en la viabilidad del multiculturalismo en la sociedad estadounidense: la convivencia entre los blancos, los afroamericanos, los latinos, los musulmanes los judíos, los asiáticos y otros grupos étnicos y religiosos, todo esto frente a una población afectada por la globalización y la automatización de los procesos productivos y, que derivó, en altas tasas de desocupación en sectores de gente blanca, con poca educación, sin influencia en las decisiones políticas del país, resentidos, indignados, con una identidad agraviada. La posición de estos grupos se agravó con la crisis financiera del 2009.
 
 
DT se dio cuenta de la existencia y necesidades de estos grupos marginados y articuló en su campaña un lenguaje comprensible para ellos que les dió la esperanza de ser rescatados. HC los ignoró y no ganó “por ser una mala candidata anclada en el pasado, pretendiendo iniciar una dinastía presidencial que inspirara honestidad y confianza”.
 
 
DT hábilmente culpó a los inmigrantes ilegales de la pérdida de empleos en EUA y a las empresas estadounidenses que se llevaron sus fábricas a otros países y que hicieron desaparecer millones de plazas de trabajo en EUA; de aquí que denunciara a el libre comercio y propugnara por proteger a la planta productiva de EUA expulsando a los inmigrantes ilegales, estableciendo controles o castigos a las compañías para que no trasladen empleos a China, México y otros países.

 
DT ha sido acusado de ser un individuo misógino y racista; sus estridentes y groseras expresiones contra las mujeres, los mexicanos y los musulmanes, principalmente, así lo confirman; sin embargo, sorprende que haya captado el 53.0% del voto de las mujeres blancas y el 29.0% de el de los latinos; votaron por DT en virtud de que HC no era una opción que los representara porque estaba con el establishment (conjunto de personas, instituciones y entidades de élite influyentes en la sociedad que procuran mantener el control y el orden establecido).
 
En este contexto, diferentes analistas consideran que si DT quiere permanecer en el poder tendrá que matizar sus escandalosas promesas de campaña, EUA al final de cuentas es una democracia en la que valen las leyes y las instituciones. No obstante que los republicanos dominan ambas Cámaras del Congreso, DT no podrá hacer lo que quiera, tiene que respetar las leyes. Los congresistas republicanos y los demócratas están obligados a defender los intereses de quienes representan, que en muchos casos son empresas que dependen de los puestos de trabajo que se crearon al amparo de acuerdos comerciales con México y otros países y/o a las que exportan importantes volúmenes de mercancías. En el sistema de gobierno vigente en EUA DT estará obligado a tener que trabajar con líderes republicanos y demócratas; se verá precisado a modificar su retórica populista y abrirse a las concesiones.

 
La amenaza proteccionista de DT para México es real; sin embargo, en la práctica no será fácil deshacer la profunda integración comercial y financiera existente, sin que ello implique importantes costos para la economía de EUA; tampoco será factible hacerlo por la oposición de las empresas que se afectarían en ambos lados de la frontera, ya que no se quedarían con los brazos cruzados. DT es esencialmente un hombre de negocios, su ímpetu anti comercio ha sido en buena medida una expresión para ganar votantes.

 
La afirmación de DT de que al asumir su mandato iniciará los trabajos para reformar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (Tlacan) que está vigente desde 1994 con México y Canadá, para favorecer a los intereses de EUA y a sus trabajadores, ha creado inquietud en el gobierno y en el sector empresarial de México; en este ámbito, se debe tener presente que la necesidad de actualizar el Tlacan se justifica por que éste en su conjunto ha perdido competitividad frente a otros bloques y ello se ha reflejado en pérdida de su participación en el comercio mundial de 20.0% en 1994 a 15.0% en el presente. El Tlacan debe ser reevaluado por sus miembros como una región integrada para poder enfrentar a terceros. La actualización del Tlacan podría representar beneficios para México si se incluye al sector energético, el comercio electrónico y la movilidad de la mano de obra, entre otros rubros que no fueron considerados cuando entró en operación.

 
Por otra parte, el anuncio de DT en cuanto a su rechazo a la ratificación del Acuerdo de Asociación Transpacífico (TTP) que signaron 12 países este año, entre ellos México y que tienen que aprobar sus respectivos Congresos, si tendrá efectos negativos en México y en los otros integrantes, en virtud de que se consolidará el dominio comercial de China, que frecuentemente acude a prácticas injustas. Sin EUA en el TPP y aún con su ratificación de los 11 países restantes (aparentemente el Congreso de México la hará) para que entre en vigor se tendría que modificar la cláusula que condiciona este Acuerdo a la aprobación de los países miembros que generan el 85.0% del PIB de la totalidad de los firmantes; “llegar a este punto dependerá de la decisión autónoma que tome cada una de las naciones consideradas en el bloque comercial”. En este ámbito, la alternativa más conveniente para México sería la negociación bilateral con los países asiáticos, proceso que será largo.

 
En el entorno proteccionista y de la discriminación racial que ha fomentado DT, a México le preocupa su repetido discurso en relación a que cuando tome posesión el próximo 20 de enero iniciará la expulsión de hasta 3 millones de inmigrantes ilegales, aunque ahora se refiere solo a los que tengan antecedentes criminales. Se estima que en EUA viven aproximadamente 11.3 millones de inmigrantes indocumentados, más de 7 millones son mexicanos y se calcula que cerca de un millón tienen antecedentes criminales; los Estados con mayor número de inmigrantes ilegales son California con 2.5 millones; Texas 1.7 millones; Florida y Nueva York con un millón, respectivamente, Washington, Nevada, Arizona, Illinois, Georgia, Virginia, y Nueva Jersey superan 300 mil en cada caso. Las autoridades de Los Ángeles, Nueva York y Chicago, ya han manifestado su rechazo a la deportación de los ilegales y se han declarado como “ciudades santuarios” para protegerlos.

 
En el entorno de las deportaciones de inmigrantes ilegales existe un grupo de mexicanos que son más vulnerables a estas; son los denominados “dreamers” para los cuales el Presidente Obama impulsó en el 2012 el Programa Consideración de Acción Diferida para las llegadas en la Infancia (DACA) por sus siglas en inglés, para proteger a 800 mil jóvenes que entraron a EUA de manera ilegal cuando eran niños y se han integrado a la sociedad estadounidense y han sido educados o están en instituciones educativas estadounidenses, muchos de ellos no hablan español. Cabe destacar que DT prometió en su campaña que eliminaría el Daca que permite a los jóvenes trabajar y estudiar de manera ilegal, aunque no sean ciudadanos estadounidenses. Los “dreamers” se han organizado para buscar que las universidades de EUA se conviertan en Campus Santuarios y que se respeten sus derechos. Varias de las más importantes universidades de EUA ya han respondido positivamente a las peticiones de los “dreamers”.

 
Por otra parte, el gobierno de México está muy preocupado de la política expansiva del gasto público que implementará DT desde el inicio de su administración, referida a la canalización de recursos a múltiples proyectos de infraestructura y paralelamente un recorte de impuestos frente a un alto grado de utilización de la capacidad productiva instalada, que evidentemente se traducirá en el incremento de la inflación y de las tasas de interés y, finalmente, en una recesión con una fuerte incidencia en la ya debilitada economía de México, dada su dependencia de los ciclos económicos de EUA.

 
El “sueño americano” no ha muerto con DT, tiene una sinergia de décadas atrás,
es previsible que después de un doloroso ajuste continúe “viento en popa”.
 
Regreso al contenido | Regreso al menu principal