“Cap Arcona” … otra infamia por aclarar. - Intelecto Hebreo

Son las:
31/05/2018
Vaya al Contenido

Menu Principal:

“Cap Arcona” … otra infamia por aclarar.

Etapa Electónica 2
“Cap Arcona” … otra infamia por aclarar.
 
Por: Jacobo Contente
 
Antecedentes:
Dentro de las múltiples atrocidades cometidas por la humanidad en la Segunda Guerra Mundial, algunas se juzgaron y sentenciaron, para dejar claras las consecuencias de abandonar los principios éticos y morales en que supuestamente se basa la cultura occidental.
 
No en todos los casos se midieron los delitos y los castigos con la misma regla, dejando muchos sin juzgar a plenitud, o rebajando los castigos que los países vencedores pudieron aplicar, debido al conveniente interés y aprovechamiento de los conocimientos científicos que poseían varios de los acusados.
 
En épocas pasadas esto a menudo se hacía y lo llamaba “Botín de Guerra”, pero también, como en la última conflagración mundial, determinadas culpas (de jerarquías religiosas y sobre todo de los que militarmente resultan vencedores) que podían inflamar y poner en contra a la opinión pública se ocultaban, y sus archivos permanecían si abrir durante un largo período de tiempo, cuando los principales actores o determinados gobiernos ya no existieran.
 
En el caso que hoy nos ocupa, la prohibición de abrir los archivos vencerá en el año 2045, cuando los acontecimientos ocurrieron en el año 1945; largo siglo para iniciar un análisis de un crimen de lesa humanidad que extinguió la vida de 7,500 personas.

Mente criminal Nazi
Para que las atrocidades de los campos de exterminio quedaran ocultas para siempre, las SS decidieron hacer desaparecer a todos los deportados antes de la llegada de los aliados. Pero la eliminación de los cuerpos era demasiado lenta, decidieron entonces vaciar los campos de concentración y sacar a los deportados por las carreteras y someterlos a infernales marchas a pie hasta el puerto de Lübeck. Dicha orden enviada el 14 de abril de 1945, provenía directamente de Heinrich Himmler, Jefe de las S.S. quien deseaba evitar juicios futuros por parte de los aliados, pues para esa fecha sabía que Alemania perdería la guerra.
 
Cuando el 4 de mayo de 1945 las tropas aliadas encontraron el campo de concentración de Neuengamme (el más grande de Alemania, a 25 kilómetros de Hamburgo), estaba completamente vacío. Sin embargo, desde 1938 a mayo de 1945, había recibido aproximadamente 106.000 deportados de todas las nacionalidades, principalmente franceses y rusos. Allí fueron encerrados, particularmente, unos 11.000 franceses, de los cuales sólo algunos cientos sobrevivieron.

 
Las “caminatas de la muerte” adquirieron dimensiones trágicas y constituyeron para las SS, en esos últimos días de la guerra, un medio terriblemente eficaz de exterminar a los últimos supervivientes de los campos de concentración. Muchos detenidos fueron pasados por las armas, asesinados en las cunetas de un disparo en la nuca. Pero algunos lograron resistir a los golpes, la sed y el hambre, esperando al fin de la guerra para salir del infierno. Por su parte, tras haber liberado el campo de concentración de Bergen-Belsen, el 15 de abril de 1945, las tropas aliadas estaban horrorizadas por el genocidio que habían descubierto. Mientras tanto, los dirigentes nazis, que buscaban a cualquier precio un modo de borrar toda huella de los deportados, decidieron amontonarlos a bordo de los buques, encerrarlos allí y hundirlos en alta mar. Seguramente que Heinrich Himmler, Jefe de las S.S. diabólicamente se inspiró en las acciones de guerra que la marina rusa estaba haciendo desde principios de 1945 con sus submarinos en el Mar Báltico, como veremos más adelante.
Regreso al contenido | Regreso al menu principal