Bebida de los dioses - Intelecto Hebreo

Son las:
28/09/2017
Vaya al Contenido

Menu Principal:

Bebida de los dioses

Etapa Electónica 2
 Bebida de los dioses
 
Por: Aarón Maya (París, Frn.)
En base al estudio de la Doctora en Historia: Isabel Bueno.
 
Un científico y botánico sueco de nombre Linneo, clasificó la planta del cacao como “Theobroma cacao”
que en griego significa “alimento de los dioses”.
Sentía verdadera pasión por el chocolate y por esta razón le puso aquel nombre,
quizá sin saber que así lo consideraban en Mesoamérica, su lugar de procedencia.


La primera visión del cacao por los europeos:
Durante su cuarto viaje, entre 1502 y 1504, la nave de Cristóbal Colón abordó la embarcación de unos comerciantes mayas. Su hijo Hernando, que viajaba con él, anotaría en su Historia del Almirante que los mayas, con quienes intercambiaron algunos productos, llevaban consigo unas «almendras» que «pareció que estimaban mucho, porque cuando fueron puestas en la nave las cosas que traían, noté que, cayéndose algunas de esas almendras, procuraban todos cogerlas, como si se les hubiera caído un ojo». Aquellas almendras estaban a punto de revolucionar la historia de la gastronomía: se trataba de los frutos del cacao, que los europeos veían por primera vez.

Un mito azteca
Trata de cuando el dios Quetzalcóatl bajo a la tierra para ofrecer la agricultura, las ciencias y las artes de los hombres, se casó con una bella princesa de la región de Tula. Para celebrar el acontecimiento, creó un paraíso donde el algodón nacía de diferentes colores, el agua brotaba cristalina y había todo tipo de piedras preciosas, plantas y árboles, entre los que destacaba el cacahuaquahitl o árbol del cacao, de donde se producía el alimento de los dioses. Para vengarse los demás dioses de Quetzalcóatl, por haber entregado dicha planta a los hombres, asesinaron a su esposa.

Desolado el dios Quetzalcóatl, lloró sobre la tierra ensangrentada y allí brotó un árbol con el mejor cacao del mundo, cuyo fruto era amargo como el sufrimiento, fuerte como la virtud y rojo como la sangre de la princesa.

En realidad, debemos de mencionar que el árbol del cacao es originario de la cuenca amazónica, pero durante el segundo milenio a.C. se aclimató en Mesoamérica (América Central y México. En dichas regiones fue donde se le domesticó y manipuló, hasta lograr una variedad criolla, de sabor más delicado y menos amargo, que el cacao de América del Sur.

Los primeros Mesoamericanos en usarlo fueron los Olmecas (1,200-400 a.C.), pero no se sabe si realmente pudieron domesticar la planta, ni si consumían sus granos o únicamente usaban la pulpa fermentada para preparar bebidas alcohólicas, bebida que también conseguían en Sud América, pero con las semillas. A la postre, el cacao se convirtió en un elemento fundamental de las sociedades maya y azteca.
 
Regreso al contenido | Regreso al menu principal